Abel Arana o el maricón apolítico

¿Qué tal, Abel?: 

Déjame que te cuente, limeño:

Érase una vez dos niños que de repente pierden a su padre en las postrimerías de la Guerra Civil. Su madre, sin muchos medios, los manda de Palencia a Guipúzcoa para que vivan en casa de un tío. Uno de ellos se asienta en Rentería y forma una familia. Los años se suceden y la familia regenta un buen negocio en la, entonces, región más próspera de España; la vida les sonríe. Aunque hay terrorismo y no están nada contentos con la situación, ellos se dedican a trabajar y a no meterse en política. Los años van pasando hasta que llega la jubilación. Una hija ha abandonado Vasconia; un hijo se ha convertido en neoeuskaldún – los padres prefieren no preguntarle qué piensa o a qué se dedica-; los otros hijos se van adaptando y doblegando a lo que hay.

Él se considera totalmente integrado en el pueblo. Incluso ahora, que ya está jubilado, está ilusionado con dedicar aún más tardes libres a dar clases gratis de ajedrez en la asociación cultural del pueblo, como ha estado haciendo durante casi treinta años. Esta tarde fría lleva ya como dos horas sentado en el banco enfrente de su casa. En la asociación cultural le han dicho que ya no le necesitan porque no puede dar las clases de ajedrez en euskera. Cuando muera tres años más tarde, querrá que le incineren y hará que dispersen sus cenizas a los pies del Cristo del Otero de Palencia, a donde no había regresado desde que su madre muriera, ya no recordaba hacía cuánto.

 Cristo del Otero de Victorio Macho, Palencia

Nos dices: SOY ABSOLUTAMENTE  APOLÍTICO. Nos pides que respetemos tu decisión de no ir a votar. Tu persona merece todo el respeto del mundo, faltaría más, pero esta decisión tuya concreta de no votar es, como mínimo, cobarde y suicida.

Ya me gustaría a mí vivir en un país desarrollado que, por muy en manos como dices tú, que esté de la Banca y las Corporaciones, funcionara; donde en circunstancias normales podría pasar de la política y dedicarme a mi vida de muscoloca. Pero bien sabes tú que las circunstancias de España hoy, no son las de un país europeo normal. Como vasco me irrita sobremanera que puedas pasar por alto sin votar, los ataques y agresiones a Cristina Otaola, María San Gil, Gotzone Mora o Rosa Díez, y sobre todo, el sufrimiento infinito de personas como la de la historia del principio, que sufren en silencio, esperando que la gente vote por los buenos. Igualas las ignomias sin fin de z con el desliz del PP al pretender cambiar el nombre de la Ley del Mariconio o porque, por ahora, no quiera que los sodomitas adoptemos.  

Qué raudo y veloz has salido para limpiar tu nombre de posibles apoyos a Rajoy. No te engañes porque los zeroluelos saben muy bien que no eres de los suyos. Tal vez algún día te entreviste la Nierga, vayas a la SeCta o estés en algún programa de telebasura en Telecinco o Antena 3. Me encantaría saber si podrás soportar la fetidez de esos ambientes, me temo que sí. 

Quiero que sepas que el miedo que puedas tener a que la gente de la cultura te haga el vacío no es nada, si lo comparas con el miedo que tendrías que tener, a, como creador, no defender tus propias ideas, o no desafiar lo establecido caiga quien caiga o, incluso peor, no tener ideas propias. Por esa razón y no porque no votes a Rajoy o a Díez, te retiro mi interés por leer tu libro.

(Corrección: Abel Arana al final votó. Más aquí: Abel Arana o el ciudadano maricón.)

Mi amante afrocaribeño (1/3)

Mi amante finlandés (1/5)

¿Cuándo abriréis los ojos de una puta vez?

7 comentarios

  1. No se puede decir mas claro.

    A Abel le tienen que estar zumbando los oídos y su conciencia atormentándose, si aún le queda un poco de vergüenza.

  2. ¡Qué curioso, cerrajero!

    Esta ha sido una de mis entradas más leídas. Sin embargo, sólo tú te atreves a decir lo que piensas. ¡Olé tus mismísimos!

  3. ¡Cuánto sabemos algunos de sufrir en silencio! ¡Cuánto sabemos algunos de sufrimiento infinito! Porque los homosexuales sabemos bastante de eso, no podemos mirar hacia otro lado cuando vemos el sufrimiento y la lucha que muchos vascos llevan sobre sus espaldas en soledad (como nosotros lo hicimos en una época de nuestra vida) . Por eso no podemos olvidarnos de ellos al votar y al posicionarnos políticamente. Está bien que se señale que hay gente, como Abel, que se olvida.

    Pero tampoco podemos olvidarnos de los que, desde el PP se alían con los sectores más oscurantistas de la Iglesia católica para arrojarnos al abismo de marginalidad. No podemos olvidarnos de que nadie ha descalificado a personajes como Dimas Cuevas, que siguen ocupando su puesto en el partido. En este sentido, Abel tiene razón: es obligatorio que todos nos desmarquemos de esa gente, para que aprendan, para que reflexionen o para que hagan lo que les apetezca.

    En un asunto y en otro, tenemos que decir aquello de ¡Basta ya!

  4. perone, alguen me puede aclarar que es lo que hizo el tal Abel Arana, estoy confuso

  5. Miguel’angel:

    Al final no lo hizo. Te cuento.

    Me cabre’e con ‘el porque dijo que no iba a votar en las ‘ultimas elecciones porque era apol’itico, adem’as, aunque le horrorizaba z, no pod’ia votar PP porque este estaba en contra del matrimonio entre maricones…

    Por eso escrib’i esta entrada, pero es que resulta que meses m’as tarde me dijeron que s’i hab’ia votado, que hab’ia votado a Rosa D’iez. As’i que al final escrib’i otra entrada -que he despublicado-cont’andolo.

  6. yo tampoco creo ni en la politica y mucho menos en los politicos,porque ninguno dice la verdad,prometer es facil pero es mas facil,olvidar lo prometido,españa en crisis,ellos si cobran y muchos millones,y luego estamos personas,en sillas de ruedas,y sin vernos,el equipo de valoracion,que tampoco,miran los informes,te mandan una carta,y dice no tiene ningun problema,que le impida trabajar en lo que lo estas,haciendo,yo soy limpiadora,y con silla de ruedas y sin poder hacer nada con los brazos,puedo trabajar,estos listos son de ciudad real,y todo esto es por la culpa de la mala politica,y los mas malos politicos,de este pais,y ahora estoy de alta y sin poder trabajar,mi marido en paro no cobramos nada,esto es vergonzoso,pero la señora cospedal,que por los manchegos lo aria todos, le mando mensajes y mas mensajes y se lo pasa por el forro,entoncer,como puedo creer en personas,que prefieren que me pudra,a ayudarme,porque lo unico que los politicos quieren es muchos millones,ya los cobran lo demas,les importa nada,verguenza,es lo que siento,

  7. Si reflesionamos un poco, te darás cuenta que no la política pero si los politicos dejan mucho que desear, quizá la solución de los que no quieren votar a ninguno es ir y votar en blanco y así dejar patente la disconformidad con los políticos actuales, que para mi dejan mucho que desear.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: