El català és una puta merda

Esta entrada se la dedico especialmente a Sirventes y a Boigandreau, a los que personalmente les dije que iba a escribir algo para responderles, pero también a Galahan y a Flanagan, con los que ayer tuve una acalorada discusión cibernética.

Mi libro de literatura española de segundo de BUP allá a principios de los ochenta, cuando Almodóvar aún era empleado de Telefónica y el SIDA todavía no nos jodía la vida, el año después del 23F, en el mismísimo año de la llegada al poder de González, tenía reservado el último capítulo a las literaturas en otras lenguas de España. Por supuesto, que el profesor no las mencionó ni una sola vez, pero allí estaban, como diciendo: Nosotras pertenecemos aquí dentro. Mi pervertida curiosidad me hizo toparme con el poema de Salvador Espriú, la pell de brau (la piel de toro), ese fue mi primer contacto con la llengua catalana.

A nosotros, jóvenes de la transición, por lo menos en la ciudad de provincias donde yo me crie, se nos enseñó que España era un país plural donde había nacionalidades y regiones. Esas nacionalidades tenían una peculiaridad lingüística que formaba parte de nuestro acervo cultural. Por entonces, e incluso más en las generaciones anteriores, era muy fácil que la gente estuviera familiarizada con los cantantes de la nova cançó. Qué bonito eso de Al vent (Al viento):

 

A nosotros se nos hizo creer que había habido una injusticia con esa parte de nuestra cultura, que había que recuperarla porque estaba en peligro. Entonces no hicimos caso ingenuamente a los primeros que, como los del Manifiesto de los 2300, ya en el año 1981, nos alertaban de la discriminación de los no catalanohablantes en Cataluña. Los suscribientes de ese manifiesto no recibieron apoyo ni por parte de los intelectuales de Madrit ni por parte del gobierno central. Así tras el tiro en la pierna de la organización terrorista catalana Terra Lliure a Jiménez Losantos, todos abandonaron en desvandada la región, se refugiaron en la vida privada o se fueron adaptando a las exigencias de los naZionalistas. Claro, también eran los años de hierro de la banda terrorista ETA, en los que a las víctimas se las sacaba vergonzosamente por la parte de atrás de las iglesias. La primera y única resistencia fuerte a la dictadura naZionalista catalana había sido derrotada con la ayuda del terrorismo catalanista. Pujol y compañía ya no tendrían oposición a su projecte nacional.

Pero de eso no nos enterábamos porque no se hablaba, o si se hablaba era de pasada y se les ponía a esos crispadores, que sólo eran oídos por grupúsculos de la derecha, el sambenito de gente franquista y anticatalana -¿os suena esa música de algo?. Para mí, por entonces bachiller, España vivía una época dorada, la transición era un éxito, éramos la admiración del mundo y yo estaba orgulloso de formar parte de eso. Eran los años de González, del paro de dos cifras, de la entrada en la CEE, de la corrupción generalizada y de mis hormonas alborotadas. Eran los años de la movida.

Ahora recuerdo con sonrojo lo que me emocionaba escuchar: “No. Jo dic no, no. Diguem, no. Nosaltres no som d´eixe món”:

Todavía me sonroja más, e incluso me da más rabia aún, por la cara de gilipollas que se me queda, al recordarme cantar:

Porque cuando yo cantaba eso, no me daba cuenta de que cuando ells deien, no (ellos decían, no )  o querían tumbar l´estaca (hacer caer la estaca) no estaban diciendo, no, o querían hacer caer la dictadura, como yo creía, en realidad decían, no a mi país y querían destruir mis libertades. 

Yo tengo algo personal contra los naZionalistas. Ellos no sólo engañaron a los que trajeron la democracia a España pensando que si se les daba una autonomía amplia serían fieles a la constitución, sino que me traicionaron a mí personalmente, haciendo añicos esa certitud de mi juventud, de vivir en una nación donde todos teníamos los mismos derechos en cualquier parte del país. El país con la mejor cultura, la mejor gente, la mayor calidad de vida y el mejor sistema de gobierno del mundo.

Gracias, Winstanley.

Carta oberta a tu

Mi amante, el historiador (1/3)

Mi no amante montañés

Política

De maricones y de gays

Esta entrada se la dedico a Gallego que me borró un comentario en su bitácora por usar la palabra maricón. También se la dedico a Kabish que se apercibió de un error mío y no dudó en mostrármelo. Y a libertymad por su amor a Don Pío Moa y a todo lo sajón.

En la escuela y desde muy pequeñitos a los que fueran diferentes se les tachaba de maricones. En absoluto tenía una connotación sexual, pero era la palabra mágica que designaba a cualquiera que se apartara de la norma.

Si no matabas lagartijas: Cobarde maricón. Si tenías buenas notas: Empollón maricón. Si suspendías todo: Lerdo maricón. Si no subías la cuerda a pulso: Enclenque maricón. Si te desfondabas al correr: Gordo maricón. Si eras malo jugando al fútbol: Maleta maricón.  Si hablabas correctamente: Finolis maricón… Incluso si contabas un chiste y todos se reían: Pero, ¡qué maricón eres! (bueno, este último ejemplo lo sigo oyendo entre adultos, pero de otra manera, claro). En fin, que desde pequeños nos acostumbramos a asociar todo lo que es negativo con la palabra maricón.

¿Y qué es lo que pasa con los maricones de verdad? Pues que hemos asumido e internalizado esa carga negativa a nuestra condición. Por eso, muchos de entre nosotros prefieren llamarse gay por ser una palabra neutra. Pero no es sólo neutra. Es una palabra incolora, insípida y sin espíritu. Es un término sin historia y ahí voy yo.

Algunos me empezarán a contar que no es verdad que el palabro gay no tenga una historia y un espíritu. No lo dudo, pero será para los anglosajones, no para los hispanos. En nuestros países se nos ha humillado por ser maricas, jotos, putos, culeados, cabros, pargos… maricones, no por ser gays. Alguien en una de esas bitácoras mariliberales, nos recordaba que habría que volver a leer “Antes que anochezca” de Reinaldo Arenas para ver las vicisitudes de una sarasa, que si obviamos las circunstancias políticas, serían las mismas actitudes y maneras de pensar, que se podía haber encontrado en Tortosa, en Algeciras, en Holguín o en Iquique.

Cuando usas el término gay no sólo estás olvidando el dolor de todos los millones de los nuestros que a través de los siglos han sido de discriminados a quemados vivos, sino que también estás adoptando la manera de entender la vida de los enculados anglosajones: Esa tediosa reciprocidad en el sexo, ese querer ser heterogays que incorporan en sus vidas las aspiraciones y la forma de ser de las parejas heterosexuales.

Afortunadamente las cosas están cambiando y cada vez más, nos importa menos llamarnos lo que somos. Sólo la gente de cincuenta para arriba no quiere ni oír hablar de esa palabra. En esta España de Almodóvar y Amenábar -que es tan maricona, que lo único que nos faltaría sería divorciar a Felipe de Letizia y casarlo con Boris Izaguirre- está pasando lo que ya sucedió en Alemania en los setenta y ochenta. En aquella época el movimiento homosexual alemán acuñó conscientemente la palabra Schwul, que entonces tenía las mismas connotaciones negativas que maricón, como indispensable para recuperar la autoestima de los sodomitas alemanes.

Tengo unas ganas locas de darme un garbeo por Irán. Cuando esté allí después de visitar Isfahan o la mezquita azul de Tabriz, me dedicaré a la Alianza de Civilizaciones al estilo español, es decir, al cuerpo a cuerpo. Si paseando por los parques del sur de Teherán tengo mala suerte, y el amigo de z, Ahmadinejad, me pilla alegrándoles la vida a los lugareños, y decide colgarme de una grúa, que sea por ser algo sonoro y con acento, no por ser la primera sílaba de una dama de compañía japonesa.

(La palabra cabro no la conocía. Se usa en Perú. La he añadido a la lista tras la colaboración de Ecopedro.

(La palabra pargo no la conocía. Se usa en Cuba y en Venezuela. La he añadido a la lista tras la colaboración de Rubén.)

Abel Arana o el maricón apolítico

Mi amante musulmán

Mi amante marinero (1/4)

Yo no me rindo

Los españoles hemos votado. Lo que suceda a partir de ahora será la culpa de los que han votado a z. Nos espera una legislatura, que no va a durar cuatro años, a cara de pitbull.

Bandera de España  

Rosa Díez está en el congreso. Es un principio.

Yo no me rindo.

¡Viva España!

Chikilicuatre o la verdadera eXpaña

Ya sabemos quién nos va a representar en Eurovisión.

Este:

Es sin duda la mejor de todas las candidatas. Musicalmente -bueno, no tengo ni pajorera de música, la verdad- no parece ni mejor, ni peor que las otras. Tiene gracia, es distinta y si no gana, por lo menos va a arrancar sonrisas. Desde aquí como representante español en Eurovisión, mis más sentidos buenos augurios.

Los responsables de la SeCta se van a forrar aún más y se lo merecen. Han sido muy inteligentes en todos los aspectos: Han subido las audiencias de la cadena y del programa de Buenafuente que estaban en los mínimos; le han arrancado televidentes a TVE1 y al mismo tiempo, se han burlado de ella. La jugada ha sido genial. Gran parte del éxito hay que adjudicárselo a Buenafuente, personaje deleznable donde los haya, pero que en nuestro país de ovejas medio analfabetas, tiene gran predicamento. 

No tengo ni idea si los televidentes y votantes de chikilicuatre saben que Buenafuente -con los actores de su compañía “El Terrat”- se dedicaba a hacer burlas de España y de todo lo español, ya en sus programas en TV3.

Es paradigmático cómo gente como los dueños de la SeCta y del diario “Público”, independentistas catalanes acérrimos, se aprovechan de España cuando les conviene, es decir, casi siempre que hay pelas de por medio.

También son separatistas confesos los responsables del programa “Operación Triunfo”, Gestmusic, que a su vez fueron los productores de “Crónicas Marcianas”. Pero la pela és la pela, y para eso eXpanya és bona.

Toda esta gentuza separatista catalana se ha hecho rica con productos hechos en castellano, porque a penas producen en catalán, y lo que producen en catalán, lo hacen subvencionado por la Generalitat.

Esta es la eXpaña que tenemos: Una vieja nación otrora orgullosa madre de una civilización; ahora, un país anciano al que le chupan la sangre, aquellos que se quieren separar de él.

Abel Arana o el maricón apolítico

Rosa de España

Maricones sectarios

Mi himno y mi bandera

Queremos negociar con ETA pase lo que pase

Está visto que a pesar de la muerte de Carrasco quieren seguir negociando. Saben que no va a servir para nada, pero al menos dicen que negociando, aunque estén matando al mismo tiempo, matan mucho menos que en los tiempos, digamos, en los que no había tregua. Es decir, que ellos saben que no van a llegar a ningún sitio, pero intentan alargar el “conflicto” in eternum, combinando extorsiones, atentados contra infraestructuras y, de vez en cuando, un muerto, como esta vez, y todo eso, claro, hablando, hablando: Hay que hablar, chico, no hay más remedio, hay que hablar, o si no, terminamos todos a tiros.

Mientras tanto el statu quo español actual se mantiene. En Vasconia y Cataluña mandan los naZionalistas en una pseudodictadura que cada día que pasa, segrega y agobia cada vez más, a al menos la mitad de sus respectivas poblaciones. Sin el terrorismo, esta situación sería imposible por eso les conviene a ellos que exista. Saben muy bien que si hubiera verdadera libertad, la gente pasaría de escolarizar en una lengua minoritaria a sus hijos o haría muchísimo tiempo que se hubiese discutido la rémora medieval que consagra los privilegios de una parte de España sobre otra, como es el Concierto Económico Vasco y Navarro. Pero como existe el terrorismo, ellos lo siguen explotando y los otros españoles, los no naZionalistas, distraídos con la Memoria Histórica, Educación para la Ciudadanía o el Mariconio.

El statu quo en el resto de España, que hace que PP y PSOE estén a la greña, les conviene a esta gentuza. Lo que les conviene a los naZionalistas es que los españoles que se sienten españoles de verdad -el 90%- no estén unidos. Si hubiese una unión de los dos partidos en los ejes fundamentales de la nación, eine große Koalition, ¿qué coño iban a pintar los que quieren destruir España? ¿Cómo es que los españoles no naZionalistas no se dan cuenta de eso? ¿Cómo los progres de Castilla-León han dejado ver cómo el Archivo de Salamanca se rompía? por ejemplo, o ¿cómo los progres valencianos o murcianos no alzaban la voz al ver que se les negaba el agua del trasvase? ¿Cómo pueden estar los naZionalistas de izquierdas y de derechas siempre de acuerdo a la hora de defender sus intereses naZionales, y los españoles no naZionalistas parecemos estar siempre en desacuerdo o, lo peor de todo, no tener intereses nacionales

Bandera de España

Acabo de leer esto:

Militantes socialistas obligaron esta mañana a la alcaldesa de Arrasate-Mondragón, Inocencia Galparsoro (ANV), a abandonar el Hospital de Arrasate donde se encontraba ingresado el ex edil del PSE-EE de esta localidad Isaías Carrasco, tras ser víctima de un atentado de ETA que le costó la vida.
Según informaronfuentes socialistas, militantes y algunos cargos del PSE-EE que acudieron al centro sanitario tras registrarse el atentado, echaron a Galparsoro del Hospital, a donde también se desplazó la alcaldesa.

Vale. Hoy están indignadísimos porque han matado a un compañero suyo; entonces echan del hospital a la alcaldesa de Mondragón que es de ANV, el brazo político de ETA, que ellos mismitos legalizaron hace un año para que se presentaran a las elecciones. Vale. Hasta hace bien poco tiempo, se estuvieron dando el piquito porque había tregua, y por eso les dejaron a los terroristas que tuvieran un sitio en las instituciones. Vale. Ahora no la quieren ni ver y la botan del hospital. Vale. Pero es que dentro de unos meses, los mismitos que le hacen el feo en el hospital, se van a querer a poner a hablar con esta señora para que no les (nos) siga matando, porque hay que hablar, chico, no hay más remedio, hay que hablar, o si no, terminamos todos a tiros. ¡Habrase visto tamaña indignidad! ¡ Habrase visto tamaña estupidez!  

Hoy me pregunto más que nunca: ¿Cómo me voy a creer que estén tan de luto como nosotros, si después de este muerto quieren seguir negociando? Y después de unos meses, cuando caiga otro y también estén de luto, ¿también van a querer seguir negociando? ¿Cuántos muertos tienen que tener para que se caigan del guindo de una vez y se decidan a ir a por ellos?

No nos tiremos ahora los trastos a la cabeza

No es hora de echarle en cara a nadie nada. Es hora de que nos unamos todos para derrotar a quien nos quiere destruir. Pensémos de una vez y para siempre, cómo vamos a derrotarlos.

Por favor, no nos tiremos ahora los trastos a la cabeza.

Bandera de España

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.